Un rodillo dentro de una burbuja flexible que gira y rebota sobre la superficie; un explorador que se desplaza sobre el terreno abrupto y se transforma en un avión no tripulado; y un transporte cuya cúpula se separa y funciona como un módulo habitable, podrían formar parte de la futura flota de exploración de la Luna.