La pandemia del covid-19 nos ha obligado a estar confinados en nuestras casas y los que en ellas tienen un patio, balcón o, simplemente, ventanas por las que penetre la luz, se pueden sentir privilegiados pero, al fin y al cabo, vivir en una ciudad enclaustrados nos ha hecho tener más conciencia de la belleza de la vida rural.