Además de la fama, muchas estrellas tienen en común su carácter filántropo. Los cimientos solidarios que asentaron en su momento artistas de la talla de Angelina Jolie o Shakira, avanzan gracias al relevo “millenial” de celebridades como Selena Gomez o Justin Bieber.