Ondas de sonido congeladas en el tiempo. Así describen a la nueva torre de telecomunicaciones y observación Camlica que reina en el horizonte de Estambul (Turquía), con sus 369 metros de altura, un restaurante con vistas de 360 grados y su mirador a la ciudad, desde donde se ve Asia y Europa.