En un valle a 15 kilómetros de Bruselas ocurre algo parecido a la magia. Al oeste de la capital, en el aire de un suburbio verde plagado de casas y rural a ratos, flota en mucha cantidad el brettanomyces, hongo responsable de convertir el agua con malta en cerveza.