Cuidarse es cosa de hábitos y estos, a su vez, se ven influidos por la tecnología: ahora, gracias a algunas aplicaciones, podemos velar por nuestra salud desde el bolsillo.