Las vacunas no son sólo cosa de niños. Los adultos también necesitan vacunarse para proteger, tanto su salud, como la de quienes les rodean.