Hasta ahora la principal opción para las madres con problemas para amamantar a sus bebes era la leche de fórmula. Ahora dos mujeres estadounidenses, una bióloga celular y una científica de alimentos, desarrollan la primera leche materna de laboratorio.