En una era en la que las “apps” de citas triunfan a la hora de buscar pareja, la tecnología ha ido un paso más allá: ahora, la inteligencia artificial (IA) puede hacer la función de consejero de amores para interpretar las señales a la hora de ligar.