Tras dos años de conflicto bélico, Yemen se enfrenta a una devastadora epidemia de cólera que ha dejado ya 1.500 muertos en el país.