El coronavirus está golpeando con fuerza la tesorería de la mayoría de competiciones. La NBA no es ajena a esta situación, aunque la mejor liga de baloncesto sigue sacando músculo financiero al pagar a sus estrellas mucho mejor que otros deportes estadounidenses.