La novela transmedia “El Juego de Zhara” no solo es un canto a la diversidad cultural y LGBT, sino un puente entre lo físico y lo digital que permite a los lectores acceder, a través de sus páginas, a los videojuegos que crean los protagonistas.