Caros, exclusivos, tentadores, muy nutritivos y exquisitos, el caviar negro, la trufa blanca y las ostras, simbolizan la suntuosidad en su máxima expresión, ofreciendo un disfrute sin igual para el paladar, un viaje lleno de sorpresas para los sentidos y un delicioso compendio de curiosidades gastronómicas.