Las personas que padecen migrañas y no responden a los tratamientos habituales mejoran su calidad de vida cuando reciben dosis diarias de luz verde de una determinada frecuencia, duración e intensidad, según investigadores estadounidenses.