En pleno siglo XXI el centro histórico de Macao fue declarado Patrimonio de Humanidad, una ciudad próxima a Hong Kong que muestra una China más abierta al exterior, con el referente portugués de su historia y mostrando una atmósfera multicultural.