La masa de todo lo fabricado por los seres humanos ha crecido hasta igualar a la masa de toda la vida en el planeta, su biomasa, y tras una momentánea desaceleración debida a la pandemia del coronavirus, esta acumulación seguirá aumentando hasta sobrepasarla, con la posibilidad de duplicarla en el 2040.