La tradicional "matrioshka", esa colorida muñeca de madera que guarda otras más pequeñas en su interior, es el recuerdo más popular entre los turistas y, sin duda, uno de los símbolos por excelencia de Rusia.