Los muñecos hiperrealistas conocidos como reborn se han convertido en todo un fenómeno. Representan recién nacidos y bebés de apenas unos meses, en su mayoría niñas caucásicas. No se compran, se adoptan y, pese a su elevado coste, son cada vez más quienes se suman a la moda.