Con aspecto y prestaciones propios de una película futurista, este traje permitiría ir a conciertos, salir de fiesta, fumar, beber, e incluso mantener relaciones sexuales; estando a la vez protegidos del contagio de enfermedades infecciosas como la COVID-19, según sus creadores.