Están en boca de todos, han cambiado la manera de interactuar con el entorno, y son el futuro de la era digital. Pero la revolución “millennial”, además, ha llegado al terreno del lenguaje.