El murciélago, a pesar de la imagen siniestra, resulta un animal beneficioso para la salud humana como depredador de insectos, aunque en ocasiones pueda transmitir virus. Sin embargo se le ha señalado como causante de la COVID-19, pero no hay ninguna razón científica que avale esta acusación, según explica el virólogo, Juan Echevarría Mayo.