Una innovadora tecnología israelí rastrea el oído del usuario y le envía ondas ultrasónicas poniendo la música y distintos sonidos “junto a su cabeza”, creando una experiencia auditiva personal y de inmersión, sin utilizar altavoces ni llevar puestos auriculares.