Nimega, la más antigua ciudad de Holanda y actual Capital Verde Europea de 2018 por su compromiso con la mejora del medio ambiente, cederá este título en 2019 a Oslo, la capital Noruega, designada en reconocimiento por sus avances en tecnología, sostenibilidad e innovación ecológicas.