Las personas con hafefobia tienen pavor a tener que tocar a alguien o ser tocadas por otros. La situación actual con medidas de distanciamiento social, necesarias para controlar la pandemia, les proporciona una gran excusa para esconder conductas y preocupaciones desproporcionadas que se asocian a este trastorno.