La obesidad ocasiona un descenso en los niveles de testosterona, la principal hormona sexual masculina y un reciente estudio constata que también se produce en hombres jóvenes.