Leer y escribir es un arduo trabajo para los niños con dislexia. No son vagos ni tienen un cociente intelectual bajo, pero encuentran importantes dificultades en lo relativo a la lectura y la escritura. Junto a varios especialistas, nos acercamos a este trastorno y a las falsas creencias que le rodean.