Las oficinas Powerhouse Brattørkaia de la ciudad de Trondheim, en Noruega, es el edificio positivo en energía más septentrional del mundo. Envueltas en 3.000 metros cuadrados de paneles solares, generan energía verde para su consumo, para varias construcciones vecinas y para el transporte urbano de la zona.