Cada vez son más los rostros conocidos que presentan a sus animales públicamente. Lejos de considerarles “mascotas”, les sienten como familia, porque el amor no entiende de especies. Un ejemplo en pro de la defensa animal.