En el parque temático Puy du Fou, al oeste de Francia, elegido como uno de los mejores del mundo, los visitantes se convierten en viajeros en el tiempo a través de una nueva forma de expresión artística considerada como un ‘octavo arte’, capaz de sumergir a la familia en una multitud de universos.