Adquirir buenos hábitos alimentarios en la infancia es fundamental para la salud de los niños, tanto en el presente como en el futuro. Además, la alimentación saludable permite combatir un mal de los últimos tiempos: la obesidad infantil. Un pediatra ofrece recomendaciones para que los más pequeños lleven una dieta adecuada.