Algunos peces de las profundidades tienen una piel ultranegra capaz de absorber el 99,5% de la luz, lo que les permite fundir su silueta con el entorno y desaparecer ante los ojos de otras criaturas. Esta capacidad de volverse invisibles podría servir para desarrollar nuevas tecnologías ópticas o de camuflaje.