Los expertos insisten: la forma de trabajar irá cambiando cada vez más por el impacto de las nuevas tecnologías y en un futuro no muy lejano, los trabajadores deberán ser capaces de desenvolverse en este nuevo entorno donde personas y máquinas trabajarán juntas.