La aceleración del deshielo de la Antártida, asociada al cambio climático, sigue generando preocupantes aumentos en el nivel de mar y amenazas para la supervivencia de especies como los pingüinos de Adelia, la punta de un “iceberg” que, según los investigadores, terminará impactando a todo el planeta.