¡Alguien ha envenado el abrevadero! Esta era una de las frases que decía el sheriff Woody, un juguete de tela, cuando su dueño, un niño llamado Andy, tiraba de la cuerda que el muñeco tenía en su espalda. Era 1995 y en los cines aparecía por primera vez el título “Toy Story”. Y, debajo, los creadores que cambiaron la animación para siempre: Pixar.