Cada año se vierten en mares y océanos hasta 12 millones de toneladas de plástico, según datos de Greenpeace. Y, a pesar de los esfuerzos para reducir su uso y su impacto, la producción no desacelera: en 2020 llegará a los 500 millones de toneladas, un 900% más que en 1980.