Un restaurante sirve carne producida mediante biotecnología, sin sacrificar animales, ofrece un plato especial y único en el mundo: hamburguesa de ‘pollo cultivado’ a partir de células de ave en una planta adyacente, a la vista de los comensales.