Mucho de lo que sabemos sobre la vida en el Imperio Romano se lo debemos a Pompeya, una ciudad que quedó sepultada por la lava y las cenizas del Vesubio en el año 79 d.C. Las excavaciones comenzaron en el siglo XVIII pero en la actualidad se siguen produciendo nuevos hallazgos que nos permiten conocer la antigüedad un poco mejor.