Con la llegada del verano, y a pesar de las restricciones de aforo por las medidas para combatir el coronavirus, las playas, piscinas y parques vuelven a recibir personas que buscan disfrutar del sol y broncearse. Sin embargo, la exposición solar debe ser responsable para evitar problemas de salud.