La imposición de manos canalizando la "energía vital universal", o reiki, puede mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer, al reducir su ansiedad, depresión y fatiga, según expertos de la Universidad de Huddersfield, en el Reino Unido.