El turismo trae de la mano beneficios económicos pero, a gran escala, también puede causar graves conflictos con los locales. Las ciudades más turísticas llevan años lidiando con esta situación y algunos destinos han decidido cortar por lo sano, establecer límites, tasas e incluso cerrar permanentemente.