Una serie de componentes con un diseño basado en el material genético y que miden millonésimas de milímetro, se ensamblarán a sí mismos como las piezas de Lego construyendo estructuras mayores que permitirán curar heridas, desobstruir arterias y administrar medicamentos. Son los futuros ‘nanobots` de ADN.