Las muñecas sexuales dotadas de inteligencia artificial, capaces de reaccionar a los estímulos, comunicarse e interactuar con los humanos, abren una nueva era en las relaciones y la intimidad.