Una compañía sueca convierte la ropa de algodón usada en fibras de “algodón circular” que se sienten y lucen como el original. Con ella fabrican vaqueros, camisetas y vestidos nuevos. Es la primera vez que este reciclaje textil se aplicará en gran escala y en primeras marcas.