Los baños de vapor reducen la presión arterial, mejoran la flexibilidad de los vasos sanguíneos y aumentan el ritmo cardíaco igual que el ejercicio de mediana intensidad. Lo han descubierto en Finlandia, la cuna de la sauna, desde donde llegan los mejores consejos para iniciarse en esta relajante experiencia.