Se acaba de presentar en EE. UU. un nuevo concepto de coche eléctrico y autónomo, el "Snap", con dos partes separables: un chasis que incorpora los componentes de envejecimiento más rápido, y un habitáculo de múltiples usos y de larga duración para los pasajeros.