La enfermedad celiaca es una patología con unos síntomas característicos, pero también existen formas atípicas con una sintomatología distinta y que son más difíciles de diagnosticar. Ante cualquier sospecha hay que consultar con el médico y nunca empezar una dieta sin gluten por iniciativa propia.