La isla reina de la Polinesia Francesa, que sirvió de inspiración para la exitosa película de animación “Moana”, es todo un idílico edén de playas y paisajes naturales que evocarán las delicias de cualquier turista.