Tener habitualmente frío, sueño, dificultad para concentrarse, cansancio y caída del cabello, entre otros síntomas, puede indicar que la glándula tiroides no está trabajando como debería.