Las comidas campestres con alimentos de calidad son una de las opciones más atractivas, económicas y saludables para conciliar la vida social y las salidas de ocio en verano, respetando la distancia física y evitando las aglomeraciones para protegerse de posibles contagios de la COVID-19, según los nutricionistas.