Las punzadas de hambre que nos llevan a ingerir en exceso y sin control alimentos sabotea nuestros intentos de ayunar, mantener una alimentación equilibrada o seguir un régimen para adelgazar, pero, a veces, obedecen a un impulso emocional y no fisiológico.